“El Frente Progresista no reconoce la gravedad de la situación”

Noticias

Lo afirmó el jefe del Bloque Justicialista de la Cámara de Diputados de Santa Fe, Leandro Busatto, al referirse al rechazo de la ley de emergencia que envió Omar Perotti a la legislatura. Sostuvo que el paquete de leyes del Ejecutivo apuntaba a dar respuestas a quienes más lo necesitan y que en la discusión prevalecieron las “mezquindades” por sobre “dar soluciones a la gente”. Afirmó que hay “un posicionamiento cerrado, partidariamente interesado y con una valoración muy alejada de lo que está ocurriendo en la calle” por parte de la oposición.

Busatto sostuvo que en un contexto “de mucha complejidad, con una crisis social y económica muy profunda” el paquete de leyes que envió el gobernador, Omar Perotti, está compuesto por propuestas que son “inescindibles una de otra”, haciendo referencia “al Consenso Fiscal 2019, la actualización tributaria y la ley de emergencia”. “En estos últimos años hubo una contracción del PBI, más de 35 por ciento de pobreza, una inflación de 54 puntos y una enorme devaluación. El desempleo se duplicó en estos años. Esto es un pacto de solidaridad para robustecer el Estado, para robustecer las cuentas fiscales. Un pacto de solidaridad para atender a quienes más lo necesitan”, puntualizó.

“Hay que entender el momento que atraviesan el país y la provincia. En estos últimos cuatro años los salarios y la jubilación mínima crecieron por debajo de la inflación y de los tarifazos. Sólo en Santa Fe cerraron 3.353 empresas y se perdieron casi 10.000 puestos de trabajo en el sector industrial. Hay récord de locales cerrados en la capital y en Rosario. Creció la pobreza, creció la indigencia. La situación es crítica y por eso es que se necesitan estas herramientas”, precisó.

“Acá no estamos discutiendo estas leyes para tener una discrecionalidad que permita redireccionar fondos del Ministerio de Educación a las Calificadoras de Deuda, ni para quitarle partidas al Ministerio de Seguridad para llevarlas al Aeropuerto de Rosario”, expresó, haciendo referencia a los decretos 331, del 8 de marzo de 2016, y 2100, del 29 de julio de este año.

El legislador recordó que durante cuatro años la legislatura acompañó la gestión del Frente Progresista declarando la emergencia en seguridad. “Si en ese momento se entendió que se le debían otorgar al Ejecutivo esas herramientas, no veo por qué en este caso, con una complejidad mucho mayor en todo lo referido a lo económico y lo social, hay reparos”, agregó.

“Estas leyes le dan al gobernador herramientas para hacer frente a una coyuntura adversa. Hay que recordar que gobernará con instrumentos económicos que no diseñó, porque el presupuesto 2020 lo hizo el gobierno saliente y no el entrante, contrario a lo que se había solicitado y a lo que dictaba el sentido común. No hay que especular con esto, no puede haber mezquindades. Esto no es un problema de la política con la política, esto es un problema que la política debe solucionarle a la gente. No hay margen para especular, esta crisis nos interpela y tenemos que pensar en las soluciones que necesita la gente, no Perotti”, enfatizó.

En cuanto a si la aprobación de estas leyes le otorgan “superpoderes” a Perotti, respondió: “No existen los superpoderes. Las pretendidas facultades extraordinarias son posibilidades de disponer algunas cuestiones en lo social y en lo sanitario. Esto es, básicamente, dar respuestas en lo alimentario, en salud. La Emergencia es una excepcionalidad, es porque las cosas no están funcionando bien. Hay que recordar que Perotti asumió con un déficit de 9 mil millones de pesos, una deuda flotante de casi 23 mil millones y con el FUCO (Fondo Unificado de Cuentas Oficiales) con 150 millones de pesos, cuando el 30 de noviembre tenía 15 mil millones de pesos. Esto afecta incluso la publicación del cronograma de pagos”.

“Alberto Fernández nos ha convocado a trabajar a todos y a todas, a dejar las diferencias de lado cuando ante estas medidas, porque no puede haber diferencias cuando lo que estamos tratando de hacer es ayudar a millones de personas que la están pasando mal. El hambre no conoce de grietas. Hay que ser solidarios con aquellos que han sido empujados fuera del sistema. Lo que estamos viendo en este momento respecto a la ley de emergencia es que hay un posicionamiento cerrado, partidariamente interesado y con una valoración muy alejada de lo que está ocurriendo en la calle por parte de la oposición”, expresó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *